La fuerza visible de la colaboración: Fashion Revolution Day Sevilla

 

El edificio de Rana Plaza en Dahcca (Bangladesh), se derrumbó en el año 2013 y despertó la compasión hacia una sociedad que vive en la indefensión del anonimato. Ese mismo año nació la organización Fashion Revolution Day fundada por las diseñadoras Carry Somers y Orsola de Castro que vieron en esto un catalizador del cambio en la industria con dos vertientes: la educación y el activismo, lo que llevó en 2015 a una propuesta performática realizada en Inglaterra que comienza con una compra para terminar inspirando la solidaridad en la gente: “La camiseta de 2 euros – un experimento social” ¡Tranquilos, no voy a hacer spoiler! Así que dejo el enlace del vídeo que tuvo más de 6,5 millones de visitas según fuentes de YouTube.

 

 

¡VAMOS A VER QUE SE CUECE EN SEVILLA!

Sevilla desde el primer año del movimiento del Fashion Revolution Day en 2014 se sumó con fuerza bajo la coordinación de Itsaso Del Rey Tena y la colaboración en la organización de marcas sevillanas que son el corazón de la moda, se implicaron tiendas especializadas para un happening a pie de calle con la libertad de tiempo a fin de hacer visibles el reclamo de un consumo de moda diferente.

Este año de 2017 en Sevilla se celebró con unas jornadas de puertas abiertas para abordar el tema de la localización en contra de la deslocalización que fue el origen de este movimiento, mediante unas conferencias y una performance colaborativa. Las conferencias se transformaron en mesas de debate participativas, siendo más un espacio de reflexión a voz alzada entre los asistentes con cada uno de los ponentes.

 

 

LA PERFORMANCE COLABORATIVA DE 2017, JUSTIFICACIÓN DE LA ACCIÓN:

La acción artística debe tener una intención, el factor de improvisación para transmitir “algo”, y el sentido de la estética. Improvisar no es sinónimo de caos, ni transmitir “algo” sinónimo de bueno, tampoco la estética lo es de belleza.

La acción consistía en partir de un escenario inicial y obtener un resultado final (el tapiz) en un tiempo determinado. El escenario fue el Palacio Marqueses de la Algaba para descontextualizar la moda de la calle y elevar el reclamo de la misma a un consumo cultural-turístico como cualquiera de tantas opciones que tiene la ciudad ya que sin el consumo no existe la industria.

Inspirado en la performance de “La camiseta de 2 euros” con la vertiente de la temática abordada en las jornadas sobre  “la localización de la moda” se les manifestó a los diseñadores, artesanos y artistas lo siguiente:

  • “poner en valor la economía circular, cooperación, consumo de lo cercano”
  • “Sobre la acción en sí, cada cual debe llevar su propio material, aunque tendremos allí algo de tela por si fuera necesaria.
    Y la idea es incentivar la participación(a) y la colaboración(b), de modo que, si alguien quiere unirse y ayudar a las marcas con sus piezas, estupendo. La unión del tapiz y la instalación(c) es algo que también debemos hacer entre todos”

Así que manos a la obra: Sin+, Chonin Ruesga, Beatriz Constan, Loulita, La Niña Pobre, Anuscas Famamily, Apompidou, The Pez, Estrella Castiñeiro, Susana Álvarez Berlín, Retahíla, Paola Vechi, Ciconoa Consultores, Gotaskaen Feed the Beard, Elaborarte, se embarcaron en la elaboración de un gran tapiz que incorporaba la diversidad de materiales utilizados en cada taller con la pasión concentrada en un metro cuadrado para ser fusionados como símbolo de la fuerza visible de la colaboración y compromiso con este movimiento mundial de cambio.

 

Todo estaba preparado y la iniciativa del arranque de la acción la tomaron las dos marcas Loulita y la Niña Pobre nada más llegar colocando una silla en el lugar de trabajo mostrando una proactividad y empoderamiento necesario junto con Chonin Ruesga(a) lo que incentivó a la participación del resto de personas que buscaba acomodo para la elaboración de la composición final (b). En esta ocasión todas las marcas eran las artistas creadoras lo que implica la organización consensuada, y así entre todas se logró el tapiz con The Pez y Susana Álvarez dando las últimas puntadas para culminar con una grapadora a falta de una aguja de repuesto(c).

Existieron momentos de toma de decisión, incertidumbre, prevaleciendo la cooperación que es el germen de este cambio de paradigma de lo individual a lo común de una forma natural y elocuente en el sentir de cada persona.

Allí estaban diseñadores, artesanos y artistas, haciendo uso del arma más potente que tienen, poniendo sus manos al servicio de la creatividad e improvisando como si de una pieza de jazz se tratase para hacer visible un año más el reclamo de una revolución en la moda.

El arte es una forma de expresión y no siempre resulta satisfactorio.

 

 

Los invito a unirse al grupo Fashion Revolution Sevilla creado en 2014.

https://www.facebook.com/groups/609772679105882/photos/

Fashion Revolution Spain

https://www.facebook.com/fashionrevolutionspain.org/?fref=ts

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

* Please Add the Values